En el tiempo de espera

Queridas familias:

De nuevo, comenzamos el Adviento e inauguramos un nuevo año (litúrgico). Entramos en ese tiempo de espera en el que nos encontramos con María, el “punto arquimédico” para mover el mundo y cada uno de nuestros corazones hacia Dios, como nos dice el Padre Kentenich. Eso es precisamente lo que queremos en el Colegio Nuestra Señora de Schoenstatt: movernos nosotros mismos y toda la creación para mirar a Dios, para que reconozcamos en Él a nuestro Creador y Salvador, y que todos los hombres puedan vivir de esta alegría.

Miramos a María, cómo ella vivió el primer Adviento de la historia. Su actitud es de espera “en salida” por eso, se pone en camino a casa de Isabel, a compartir su alegría y a cuidarla ante el reto del parto de Juan Bautista, del que ha tenido conocimiento por el Ángel. María se ha llenado de Dios y quiere llevarlo a quien lo necesita, con actitud amorosa de Madre que se preocupa desde un principio de todos sus hijos.

Esta actitud de espera activa es la que nos enseña nuestra Madre en el Santuario. Ahí nos presenta a Cristo para que nosotros, como Ella, podamos llenarnos de Él, del Amor de Dios que Jesús nos trae de forma personal a cada uno.

Por eso, ofrecemos los frutos del esfuerzo que hacemos cada alumno y cada uno de los que trabajamos aquí en nuestro proceso de autoconocimiento y crecimiento personal. Es el aprendizaje responsable que mira al servicio de los demás, no sólo al de uno mismo, porque la venida de Dios-con-nosotros, que esperamos, sabemos que nos compromete, como a María, a llevarlo a otros.

Por este motivo, nuestro primer grupo de alumnas de Educación Secundaria ya está trabajando activamente esta dimensión de sus aprendizajes. Aprendizajes que se ponen al servicio de los demás – este trimestre,  de las ancianas de la Residencia La Atalaya, en Pozuelo; más adelante, de otros – para construir entre todos el bien común.

Y celebramos con alegría la espera, pues queremos que sea la Alegría el signo que marque siempre el clima del Colegio. De ahí que hacemos el concurso de felicitaciones de Navidad (¡enhorabuena a todos los seleccionados, muy especialmente a Carlos O´Neill Artacho, de 4º de Educación Primaria, ganador del concurso!); construimos entre todos el Belén del Colegio; celebramos los festivales de Navidad, tanto del primer ciclo de Educación Infantil, el 18 de diciembre, como el general del Colegio, el día 13. Y en el centro de esta alegría, celebraremos la entrega de Cristo en la Misa de Navidad, en la que os esperamos a todos los que formáis esta gran comunidad educativa, el próximo día 19 de diciembre.

Gracias por esperar con nosotros.

Un abrazo,

Pablo Siegrist Ridruejo