La visita del Obispo de Alepo

El 17 de diciembre, a punto de terminar el primer trimestre escolar, tuvimos el inmenso regalo de recibir en nuestro Colegio a Monseñor Antoine Chahda, Obispo de Alepo (Siria). Era su último día en España (desde aquí partió al aeropuerto), tras un largo periplo organizado por la Fundación Pontificia Ayuda a la Iglesia Necesitada.

Gracias a un contacto del Movimiento de Schoenstatt que trabaja en esta organización, nos enteramos que era posible esta visita, la que tomamos como un “envío” de Monseñor Antoine a su asolado país. Quisimos que este encuentro fuera para él como un bálsamo renovador para el cansancio y un volver a coger fuerzas, tal y como regala María en su Santuario de Schoenstatt. Por eso, lo primero fue una oración en nuestro Santuario Jubilar (ya sabéis que este año cumple 50 años de su bendición): allí pedimos a María sus gracias y rezamos por él y por su Diócesis. Estaban en el Santuario los alumnos de 1º y 2º de Primaria.

Fue muy emotivo ese momento, cuando Monseñor entró al Santuario, al  toque  de campana y mientras cantábamos la canción “Ven Niño Jesús a nacer en nuestro corazón”. Luego, los propios niños le explicaron las tres gracias que regala María en el Santuario y le contamos el regalo espiritual que preparamos para él y su Diócesis durante todo el Adviento. Rezamos a María por el Obispo con estas palabras:

Te pedimos que se sienta muy COBIJADO: Jesús dijo “venid a mí los que estáis cansados y agobiados y yo os daré descanso”. Queremos que hoy Monseñor descanse en Jesús, tu Hijo y en tu corazón de Madre.

Te pedimos que reciba la gracia de la TRANSFORMACIÓN, para que pueda recibir la fuerza, el consuelo, la Paz, que nos trae tu Hijo cada Navidad.

Y que con esa fuerza SEA ENVIADO nuevamente desde aquí a Siria, a la gran y difícil misión de seguir conduciendo la Iglesia en Alepo.

A continuación, le pedimos su bendición para todo el Colegio, incluidas las familias y los que no estaban presentes. Desde ahí, le acompañamos al Gimnasio, donde le esperaban los alumnos desde 3º de Primaria a 1º de ESO.  Allí, tras unas palabras de bienvenida, leídas por Manuela Feal (alumna de la ESO), le entregamos los corazones de cartulina realizados con los alumnos: el regalo espiritual que preparamos durante el Adviento. Javier Mitjans (alumno de 5º de Primaria) hizo entrega del regalo con estas palabras:

Querido Monseñor Antoine: Todos los alumnos de Primaria y de 1º de Secundaria hemos hecho esfuerzos por construir la paz. Porque sabemos que, como decía San Juan Pablo II, “La paz del corazón es el corazón de la paz”. De esta manera hemos pedido a Jesús que venga a vuestros corazones esta Navidad y os regale su Paz. Cada pegatina pegada en estos corazones de cartulina representa un esfuerzo realizado con esta intención.

También pudo presenciar el baile de 1º de Primaria A, con la canción “Du bist der Herr”, cantada por 5º de Primaria A, escena final de nuestra Obra de Navidad de este curso escolar. A continuación, Mons. Antoine dirigió unas palabras a los alumnos, contándoles de manera muy cercana y cariñosa lo que ha sido para ellos vivir siete años de guerra con persecución. Pero lo más impresionante fue el mensaje de optimismo y fuerza con el que se despidió:

“Hacemos un pacto los niños de Alepo y los de Nuestra Señora de Schoenstatt. No dejéis de rezar por nosotros. Yo llevo vuestros corazones a la gente de mi Diócesis y les voy a contar de vosotros esta Navidad. Se van a alegrar mucho”.

Os dejo con las palabras de bienvenida, que resumen muy bien el espíritu de este hermoso encuentro:

 

Palabras de bienvenida

Buenos días Monseñor Antoine:

Nos sentimos muy privilegiados de tenerle esta mañana entre nosotros. Como Colegio estamos unidos con Alepo desde 2014 y 2015, cuando enviamos felicitaciones de Navidad para niños refugiados a través de una campaña que organizó un periódico Español (La Razón). Aquí tenemos algunas de esas cartas que escaneamos como recuerdo.

Ud. es Obispo, es decir, un representante de los Apóstoles en la tierra. Es un honor para nuestro Colegio que esté en medio de nosotros, porque sabemos que es un Apóstol infatigable, que viene de recorrer muchas sendas de España pidiendo ayuda para su país que está siendo tan duramente asolado por la guerra.

Sabemos que es un Apóstol creyente, con esa fe de los primeros Apóstoles de Jesús después de Pentecostés, que no tenían miedo a dar sus vidas por ser cristianos, seguidores de Cristo hasta la misma cruz.

Por eso, queremos agradecerle a Ud. y a todos nuestros hermanos cristianos de Siria, que tan valientemente están dando testimonio de la fe y que por eso nos sostenéis a nosotros.

Para nosotros es fácil vivir la fe, porque no nos persiguen por creer en Jesús, pero para vosotros sí que es difícil y estáis siendo muy valientes. Por eso, os queremos agradecer de todo corazón y prometeros nuestra oración y compañía. Pido un fuerte aplauso para Monseñor Antoine y para todos nuestros valientes hermanos cristianos de Siria.

 

Hna. Susana María Dinamarca

Departamento de Formación