Modelos de altura

Queridas familias:

En la experiencia de cada día, todos vivimos, con mayor o menor conciencia, la necesidad de disponer de referentes: modelos que nos sirvan para guiar nuestro comportamiento ante situaciones nuevas y nos ofrezcan luz para realizar nuestro propio discernimiento. Esto se vive con mayor intensidad en momentos que son más decisivos en la vida: en la elección de una carrera, ante el matrimonio, al encontrarnos con la paternidad.

Nuestros alumnos también necesitan estos referentes, y más aún que los adultos, dada su edad. Por eso, como educadores procuramos todos vivir con coherencia desde nuestro ideario y propuesta formativa. Eso sí, como sabemos que somos limitados, buscamos modelos de altura que les muestren cómo pueden vivirse los ideales de vida a los que todos estamos llamados. Nos acogemos a María, en primer lugar, que desde su Santuario vela por ellos y les ofrece su propia vida como testimonio de ese amor de Dios que puede hacerse realidad en la historia de cada uno de ellos.

En la primera eucaristía de 2019 en el Colegio, hemos puesto a cada uno de los alumnos bajo la protección de un santo de la Iglesia. Éste le cuidará durante los doce meses siguientes de forma especial y guiará su comportamiento como modelo adecuado. El alumno puede mirarse en él, pedirle su ayuda y protección, y ayudarle él mismo en la misión que le ha sido confiada, asumiendo con él un compromiso de apertura a los demás, para acercarlos al Cielo. ¿Sabéis ya quién inspira y guía a vuestros hijos este año?

También entre ellos, los alumnos son referentes unos para otros. Ponen en juego sus talentos para su bien y el de todos, y ofrecen modelos de altura en distintos campos de la vida escolar. Esto lo hemos visto estas semanas, por ejemplo, en el deporte, donde algunos de nuestros alumnos han obtenido los primeros puestos en la competición de cross organizada por el Ayuntamiento de Pozuelo el pasado 24 de febrero: agradecemos especialmente a Lucía Hoyos, Sofía Menéndez-Pidal y Diego Hoyos el modelo que nos han ofrecido y lo bien que representaron ese día al Colegio, junto a muchos otros compañeros que, aunque no obtuvieron la medalla, dieron lo mejor de sí mismos.

Conscientes de la importancia de esta influencia que ejercemos unos sobre otros, ponemos ahora en marcha el Proyecto APP (“Amigo, Protector, Protegido”), donde cada alumno se hace responsable de otro de menor edad. El mayor de ellos asume el compromiso de velar por el pequeño y ayudarle a resolver pequeños problemas del día a día. Asumiendo esa responsabilidad, aprenderán a autogestionarse y a dar el valor que tienen –y no más– a los problemas de cada día. Siendo modelo para otro tomarán conciencia de lo que es verdaderamente importante para ellos.

En este camino de imitación de la excelencia no podemos olvidar el papel que ejercen sobre los niños la lectura y el acceso a determinados contenidos, también por Internet o audiovisuales. Cuidemos los libros, vídeos o videojuegos a los que acceden y procuremos entre todos que los modelos que aprendan en ellos estén en sintonía con la mejor formación que cada día procuramos ofrecerles. La coherencia en todos los que les rodeamos es una gran aliada para el crecimiento de nuestros alumnos.

Un abrazo,

Pablo Siegrist Ridruejo

Director