Orgullosos de nuestro Colegio

“Hay un lugar que ha marcado mi vida. Es un lugar en el que he vivido los mejores momentos y me he refugiado cuando he tenido dificultades.

Hay un lugar en el que he conocido a mucha gente que es mi familia, una gran familia.

Hay un lugar que te transforma en ser mejor persona y en él encuentras fuerzas para cambiar el mundo.

Hay un lugar en el que encuentras fuerzas cuando no las tienes, en que te unen vivencias que siempre quedarán marcadas en el corazón.

Hay un lugar que yo he elegido, que es hogar: mi Hogar.

Hay un lugar que depende de mí, que da sentido a mi vida y necesita nuestra fuerza para cumplir su misión.

Yo pertenezco a este lugar y nadie me lo podrá quitar. Este lugar al que me refiero es éste: mi Santuario, mi Colegio “Nuestra Señora de Schoenstatt”.

 

Así comenzaba nuestra fiesta de fin de curso de este año 2018-2019. Un momento en el que abrimos nuestros corazones y os dejamos ver lo que llevamos dentro. Quisimos transmitir todo lo que significa para nosotros este lugar, nuestro Colegio, del que nos sentimos orgullosos.

Nos sentimos orgullosos por todo lo que nos regala en cada momento. Por todo lo que significa para nosotros. Y cada día le regalamos nuestros esfuerzos por ser mejores, nuestras ilusiones, nuestras alegrías y nuestro trabajo. Un trabajo que se vuelve cada vez más gratificante por todo lo que te devuelve a cambio.

Son muchas horas las que pasamos juntos, unos con otros, profesores y alumnos, muchas sonrisas y emociones juntas, y finalmente este lugar, te entrega algo tan GRANDE y tan ESPECIAL que no se puede explicar.

Os invito a llevar el nombre de nuestro Colegio con orgullo. En todas las actividades que realizamos fuera del Colegio así lo hacemos. Nos llena de orgullo llevar nuestra bandera y sacar lo mejor de nosotros mismos.

“Nuestra Señora de Schoenstatt” SOMOS TODOS y cada uno de nosotros. Hermanas, Director, profesores, alumnos, familias, personal de administración y mantenimiento. Cada uno de nosotros regala algo que hace un todo. Ese todo, lo mira y guía desde arriba nuestra Madre, María.

Cada día nos entregamos a Ella con nuestro saber e ignorancia, nuestro poder e impotencia, pero sobre todo con nuestro CORAZÓN. Ella es la que nos guía a la hora de Educar, llevándonos de la mano.

Cada año, nuestro Colegio sigue creciendo y cada vez somos más. Algunos se van y otros nos quedamos. Los que se van, se llevan ese SELLO dentro de sus corazones que les acompañará el resto de sus vidas. Los que hemos elegido quedarnos y luchar por esto, tenemos la misión de enaltecerlo y llevarlo a lo más alto que podamos. Es una tarea de todos nosotros, porque libremente hemos elegido pertenecer a algo DIFERENTE y AUTÉNTICO. Algo en lo que realmente CREEMOS.

UNIDOS queremos comenzar esta gran tarea y unidos terminarla, siempre bajo la protección de Ella, de MARÍA.

Aprovecho para despedirme de todos vosotros y desearos un Feliz Verano.

“Orgullosa de nuestro Colegio”,

 

Paula López Escobar

Jefa de Estudios de Educación Infantil