Estrenamos proyecto propio en Infantil

¿Qué recuerdo tenéis de vuestra etapa escolar?

Seguramente a todos se nos escape una sonrisa recordando esa gran época. Una época de alegría, de anécdotas, de travesuras, de aprendizaje… Ese aprendizaje que nos ha llevado a formarnos académicamente y que nos ha proporcionado todos los saberes necesarios para formarnos culturalmente y para desarrollar un trabajo. Pero tenemos que tener en cuenta que el aprendizaje no sólo significa tener un conocimiento teórico, sino que conlleva una serie de factores que son innatos en los niños o que pueden llegar a desarrollar a lo largo de su etapa educativa: observar, entender, buscar, indagar, formular, aplicar y construir.

De esta manera, el aprendizaje que desarrollan nuestros alumnos en el Colegio Nuestra Señora de Schoenstatt tiene como base todos esos factores, desde el planteamiento pedagógico del Padre Kentenich: una concepción psicopedagógica y orgánica de la persona que se traduce en una educación en el amor a través de la confianza, la libertad, los vínculos y los ideales, capaces de llevar a esa persona a la alianza con Dios a través de María y a la unión creadora con los demás y con el entorno.

Para desarrollar este aprendizaje, a diferencia de otros colegios, no nos limitamos a un método concreto de enseñanza, sino que tenemos una metodología propia que busca potenciar la originalidad de cada alumno teniendo en cuenta todas sus características personales, evolutivas y cognitivas. Sin ceñirnos a un método en concreto, observamos y analizamos lo mejor de cada uno de ellos y desarrollamos un plan de aprendizaje propio incluyendo estrategias y contenidos que puedan llegar a la individualidad de nuestros alumnos.

Tras varios años observando, indagando y conociendo diversos métodos educativos, especialmente en el área de la lectoescritura, hemos desarrollado un Proyecto para nuestro Colegio en la etapa de Educación Infantil. Este Proyecto tiene como objetivos principales: despertar la curiosidad del alumno ante la lectura y la escritura y motivarlo para iniciarse en el mundo de las letras.

Partimos de un cuento infantil, en el que cada historia está asociada a una unidad mínima de la lengua, es decir, a una letra. Es muy importante crear un ambiente acogedor en el que los niños sientan que forman parte de ese cuento y que pueden aprender a través de él.

A continuación, y con el fin de ampliar el léxico, se trabaja el vocabulario relacionado con el cuento a través de imágenes y de preguntas (tanto abiertas como cerradas). Una vez que los niños están inmersos en la historia, se van trabajando diferentes aspectos del lenguaje en el que se va desarrollando un aprendizaje funcional. Así, los aspectos lingüísticos y los procesos lectoescritores más relevantes que se fomentan, son:

  • El reconocimiento visual y auditivo de cada letra.
  • La asociación de la imagen con su grafía
  • La grafía y direccionalidad de cada letra
  • La iniciación a la lectura de sílabas y palabras sencillas

Todo ello hace que se produzca una interacción directa entre el profesor y el alumno, creando un ambiente propicio y enriquecedor.

¡Pero no todo acaba aquí! Una vez que se han trabajado todos estos aspectos en la etapa de Educación Infantil, se continúa con el proceso en Educación Primaria y en Educación Secundaria a través de diversos talleres y actividades donde se trabajan:

  • La expresión verbal y escrita a través de la creatividad.
  • La comprensión lectora.
  • La dramatización y escenificación de cuentos.
  • El razonamiento verbal: adivinanzas, trabalenguas, rimas, frases hechas, etc.
  • La expresión escrita: copia, dictados, expresión espontánea a través de redacciones, caligrafía….
  • La narración.
  • El uso de espacios compartidos para fomentar la motivación y el gusto por la lectura: biblioteca y rincones de lectura del aula.

Así que, queridos padres, bienvenidos al maravilloso mundo de la lectoescritura del Colegio Nuestra Señora de Schoenstatt.

 

Esther Gallego Gallego

Comisión de Innovación Pedagógica