Formación para padres: el valor de la confianza.

En este mes de octubre ha dado comienzo un nuevo Ciclo de Sesiones de Formación para padres en el Colegio, que tienen lugar el segundo miércoles de cada mes a las 19:00 h.

Las sesiones de este año tienen un enfoque muy práctico, con el objetivo de ofrecer a los padres herramientas para educar a sus hijos en línea con la educación que reciben en el Colegio, desde la pedagogía de Schoenstatt.

La Hna. María Montserrat Osés, Superiora de las Hermanas de María, fue la primera en abrir este ciclo. Lo hizo con la charla “La confianza que nace del Santuario”, en este año marcado por el Jubileo de Oro de nuestro Santuario Nuestra Señora de Schoenstatt.

Comenzó agradeciendo a todas las familias la confianza que habían depositado en el Colegio al confiarnos a sus hijos y señaló: “aunque, hablando desde la fe, tendríamos que decir que tanto vosotros, padres, como nosotros, Colegio, ayudamos a la obra educativa de Dios. Él, que creó a vuestros hijos, sabe lo que es mejor para su desarrollo en todas las facetas.

“No nos cansamos de repetir que, quizás, no haya una misión más hermosa e importante que la educación. Porque educar es servir a la vida, es hacer la vida que surge del interior de vuestros hijos, para que se desarrollen y lleguen a ser personas plenas, maduras, felices, auténticas personalidades. Y tenemos la confianza de que juntos: familias y Colegio, haremos un gran trabajo.”

Nos habló también del clima de confianza por el que cada día trabajamos en el Colegio y nos animó a todos a que “esa palabra se haga actitud de vida, que se plasme en gestos, hechos y acciones concretas”.

Nos recordó lo importante que es ese clima de confianza en el ámbito familiar, donde las relaciones entre los padres y entre padres e hijos “deberían establecerse siempre bajo la siguiente premisa: yo quiero esforzarme por conocer al otro; quiero esforzarme en aceptarlo tal cual es; quiero esforzarme en creer en lo bueno del otro y en la capacidad de crecimiento y desarrollo del otro”.

Y dejó para el final lo más relevante: la confianza en Dios y en María, Madre y Educadora. “Sí, aquí se juega lo más importante…”, afirmó. “Si jugamos con estas cartas, vamos a éxito seguro. La confianza es, podríamos decir, el comodín de la educación. Porque si nos tenemos que esforzar, pero tenemos “respiros”, no hay que lograr todas las cartas. Dios juega con nosotros, como en el mus: hace pareja con cada uno de nosotros. Y Él tiene las mejores cartas o, mejor dicho, Él tiene toda la baraja”.

 

Patricia Sola Iglesias

Responsable de Comunicación