Aprendemos jugando

Ante la situación tan complicada en la que nos encontramos, desde el Departamento de Orientación queremos contribuir a facilitaros actividades lúdicas, creativas y manipulativas que podáis realizar desde casa con vuestros hijos. En la etapa de Educación Primaria, en muchos casos, ellos mismos pueden crear material para jugar.

A continuación, os recomendamos algunos juegos y os explicamos para qué áreas y procesos del aprendizaje son aconsejables.

Para trabajar la atención:

Podéis hacer / imprimir dibujos para que los niños encuentren las semejanzas y diferencias.

Juegos de parejas: Hacer dibujos por parejas hechas con cartulinas a partir de temáticas diferentes (profesiones, sinónimos/antónimos…) de ese modo se aprenderá más vocabulario y se estimula la memoria.

Sopas de letras: se pueden inventar sopas de letras por temáticas (animales acuáticos, animales salvajes…).

Puzles: conviene aumentar la complejidad de fichas, según la edad.

Juegos para descubrir el objeto escondido.

Juego de la pelota: lanzamos la pelota diciendo un animal, no vale repetir el mismo; quien repita falla.

Juegos de mesa: ajedrez, damas, parchís, tres en raya, el ahorcado, hundir los barcos… Son buenos ejemplos de juegos adecuados para estimular la atención y para aprender a respetar el turno.

Para trabajar la impulsividad:

Los juegos de construcción, donde hay que seguir pasos o pautas para poderlos construir, son muy beneficiosos para mejorar el control de impulsos y el control inhibitorio.

Juegos como el “veo-veo”.

Talleres de cocina en casa, juegos de música, manualidades.

Para potenciar el razonamiento lógico matemático:

Crear figuras geométricas de diferentes colores y tamaños con diferente material (cartulinas, goma eva…), para después crear nuevas figuras.

Para estimular el lenguaje:

Podemos crear con telas diferentes marionetas, personajes de cuentos y potenciar el lenguaje en función de cada edad y etapa escolar: en Educación Infantil, sirve para estimular el lenguaje, aumentar el vocabulario y mejorar las estructuras morfosintácticas; en Educación Primaria sirve para crear cuentos e historias, para trabajar el diálogo…

Juegos de mesa, por ejemplo: “¿Quién soy?”. Nos enseña a aprender a definir a las personas.

Para reforzar la Lectoescritura:

Recortar todas las letras del abecedario (por ejemplo, con una cartulina) y colocarlas en una caja o en una huevera. Hay que formar palabras: gana el que forme la palabra más larga. Podemos jugar a adivinar cuántas letras tiene la palabra, cuántas sílabas, deletrear la palabra, pensar una palabra que empieza por esa misma letra…

Crear diferentes dominós: por ejemplo, de palabras, para trabajar la ortografía.

Crear juegos para trabajar la conciencia fonológica, como hacer dados con imágenes, lanzarlos y con los que te salgan crear frases o cuentos.

¡Esperamos que os sirvan!

 

Cristina Peña

Responsable del Departamento de Orientación