Noticias

Testimonio de la Peregrinación de familias a Schoenstatt


Queremos aprovechar esta oportunidad y el espacio que nos cede el Colegio para dar un pequeño testimonio del viaje a Alemania que, este pasado puente de mayo, hemos realizado cinco familias del Colegio, para conocer el Santuario Original de Schoenstatt, los orígenes del movimiento de Schoenstatt y en definitiva, el significado y sentido de la educación que reciben nuestros hijos.

La decisión de hacer este viaje la tomamos 6 o 7 meses atrás, tiempo que, a la postre, se ha demostrado imprescindible para poder recibir una pequeña preparación con la finalidad de conocer el significado y la historia de los lugares que íbamos a visitar.

Así se lo transmitimos a la Hermana María, a la que propusimos que nos acompañara para que la experiencia fuera completa, lo que aceptó de inmediato, pero con una “condición, a la que me referiré al final de estas letras.

Durante los 5 o 6 meses previos a nuestro viaje, fue la Hermana María la que se encargó de prepararnos, tanto a los padres como a nuestros hijos. Y con la ayuda de la Hermana Mª Monserrat, también nos preparó a los que, para “rizar el rizo”, decidimos aprovechar el viaje para hacer la Alianza de Amor con la Mater en el Santuario Original.

Nuestro viaje comenzó el día 30 de abril y finalizó el 5 mayo, dedicando los días 2 y 3 mayo, a conocer los valles y lugares de Schoenstatt y, el resto de días, a hacer un poco de turismo, conociendo lugares como Colonia, Coblenza, etc…

En total viajamos 23 personas (10 adultos y 13 niños desde 12 a 4 años) a los que, una vez allí, se nos unieron la Hermana María y la Hermana Mª Montserrat.

Nuestro “cuartel general” en Schoenstatt fue la Haus der Familien (Casa de las familias), lugar muy acogedor y perfectamente acondicionado para cualquier familia o grupo de familias que decida visitar el lugar.

El programa de actividades que, con todo su cariño y dedicación, prepararon las Hermanas para los dos días que dedicaríamos a Schoenstatt, fue muy completo, iniciándose a primera hora de la mañana y finalizando a última hora de la tarde. Aun así, fueron muchas las cosas que nos quedaron por hacer. En todo caso, fueron dos días muy especiales, intensos e inolvidables.

Nos pudimos divertir con las actividades que habíamos preparado, tanto padres como hijos. Visitamos el Santuario Original, uno de los momentos más especiales, también conocimos la Hoch Schule (escuela de los primeros congregantes) y Berg Moriah (casa de los padres diocesanos de Schoentatt), donde se encuentra el altar de Dachau, campo de concentración donde estuvo recluido el Padre Kentenich. Una de las visitas, también indispensable, fue la Casa-Museo del Padre Kentenich, en la que contamos con la imprescindible ayuda de la Hermana Mª Andrea, que nos guio y nos hizo reflexionar en profundidad. Allí, pudimos consagrar nuestras familias ante la Virgen de Pompeya (donde la madre del Padre Kentenich le consagró su vida) y visitamos la tumba del Padre, en la Iglesia de la Adoración, en la que coincidimos con el final de la Misa de las Hermanas, verdaderamente impresionante. Y todo ello, dentro del valle de Schoenstatt, rodeados por unos bosques impresionantes, donde los paseos, las caminatas y la diversión de los más pequeños están asegurados.

Visitamos también Metternich, casa provincial de las Hermanas y hogar de la Hermana Emilie Engel, uno de los primeros miembros de las Hermanas de María, donde nos agasajaron con unos dulces y pasteles típicos verdaderamente deliciosos.

Finalmente y como colofón, celebramos en el Santuario Original la Misa de la Alianza de Amor con la Mater, preparada con gran cariño y sensibilidad por las Hermanas y por nuestros hijos, que, con su participación, hicieron de la misma un momento muy especial y emotivo. De los 10 adultos que viajamos, 5 hicimos la Alianza por primera vez y los otros 5 la renovaron.

Es increíble ver como este viaje lo iniciamos 5 familias del colegio, pero lo hemos vivido y terminado como una sola familia, en la que cada padre tenía 13 hijos y cada niño tenía 10 padres.

Por eso y como conclusión, para nosotros ha sido una experiencia única y muy enriquecedora, en todos los sentidos, creando un vínculo especial con nuestros hijos, con nuestros amigos, con nuestras Hermanas, con nuestro Colegio y, en definitiva, con Schoenstatt. Experiencia que recomendamos a otros padres y familias que, al igual que nosotros, tengan cierta inquietud por conocer el origen y el significado de la pedagogía con la que se educan nuestros hijos y de este lugar en el que nos sentimos tan bien acogidos.

Es aquí donde debo referirme a la “condición” que nos puso la Hermana María para acompañarnos y prepararnos para este viaje. Su idea consistía que este viaje fuera una peregrinación y, en concreto, el origen de la peregrinación de los padres del Colegio al Santuario Original de Schoenstatt.

Por eso, este testimonio no tiene otra pretensión que dar a conocer nuestra experiencia y cumplir, en la medida de nuestras posibilidades, con la idea propuesta por la Hermana, de forma que esta peregrinación tenga una continuidad, animando a las familias de nuestro Colegio a que así sea.

En cuanto al cómo y al cuándo, se lo dejamos a la MATER.

Familia Caruncho Moreno

Familia López Paredes

Familia Martín de Miguel

Familia Martín Martín

Familia Piqueras Montoto

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario